La presencia de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo en el Colegio Purísimo Corazón de María está orientada a colaborar en el anuncio de la Buena Nueva desde la formación profesional que cada hermana tiene.

Así. Hna Pury acompaña a los alumnos desde el compartir su sabiduría tecnológica en el aula, mientras que Hna Apriana practica en idioma castellano con lo estudiantes, Hna Nilima aporta desde el trabajo social a buscar el bienestar de los alumnos y Hna Sabina lleva la tarea administrativa del establecimiento. 

Todas buscan hacer camino con el pueblo Fresiano que por más de 80 años, confía a sus hijos en nuestra comunidad educativa. 

 

       

 

 

 

 

La comunidad educativa del Colegio Purísimo Corazón de María está buscando insertarse en "la Misión evangelizadora de la Iglesia". Está ubicado en Fresia y cuenta con un poco más de 900 alumnos de ambos sexos y que va del pre-escolar hasta la secundaria con un carácter científico-humanista.  Como tal pretende EDUCAR a los/as niños/as y jóvenes respetando su diversidad cultural, entregándoles una formación integral centrada en la persona, desarrollando sus capacidades, habilidades y talentos que esperamos los lleven a comprometerse con la vida y busquen promover la paz.

Nuestras hermanas colaboran en la tarea educativa desde sus talentos y preparación profesional en diversos aspectos del acontecer escolar. 

Con entusiasmo y en el deseo de entregar lo mejor a sus alumnos, la comunidad educativa ha dado inicio al nuevo año escolar.
Reflexionando sobre el quehacer educativo

Profundizando en la Espiritualidad y Carisma Misionero desde el Proyecto Institucional Educativo

Revisando y profundizando las pautas de evaluación escolar

 

 

La comunidad educativa de Fresia reunio a muchos miembros de la ciudad Fresiana para festejar a nuestras hermanas Margarita y Angelita en sus aniversarios de jubileos religiosos.

 

La comunidad aprovecho de agradecer la presencia de cada una y de los dondes que Dios les ha regalado a través de nuestras hermanas en este lugar. 

Así, el 11 de septiembre, con la Eucaristía y un almuerzo de gala, festejamos con alegría y gratitud como comunidad el don de la vida religioso misionera de nuestras hermanas.