A partir de las 00:00 horas de este día 13 de octubre del 2010, podemos agradecer a Dios y a todos las personas que no perdieron las esperanzas y se unieron para buscar salvar la vida de los 33 mineros que estaban atrapados en la Mina San José. Pasaron practicamente 69 días bajo tierra.  Esta posibilidad de vida que se les regala, será una experiencia inolvidable para ellos y para nosotros/as que somos testigos de este hecho histórico.

Que el esfuerzo desplegado por estos 33 hermanos nuestros, nos anime a seguir optando por cuidar la vida de cada hombre y mujer que habita este país y por potenciar los valores de humanidad que ésta experiencia nos enseña: fortaleza en medio de la adversidad, perseverancia en la solidaridad, inteligencia y tecnología puesta al servicio de la vida, compartir, unidad y tenacidad para mantener la esperanza... gratitud ante todo lo vivido!